Intención

Esta bitácora está dedicada a los alumnos con necesidades educativas especiales, sobre todo a los alumnos con discapacidad motora (parálisis cerebral, espina bífida, distrofia muscular,....); en términos de hoy, a los alumnos con diversidad funcional. También proporciona recursos para la intervención en alumnos discapacitados motóricos (principalmente con parálisis cerebral) y opiniones o noticias sobre temas educativos. Es decir: nos preocupa y nos ocupa la educación inclusiva.

Decía Carl Rogers, padre de la psicología existencial humanista, refiriéndose a la empatía, que ésta es como ponerse los zapatos del otro y hacer un buen trecho del camino. Esta bitácora pretende, también, ponerse esos zapatos.

Por otra parte, tenemos el convencimiento de que:

- La accesibilidad e inclusividad del contexto aumenta o disminuye la diferencia entre capacidad y rendimiento y hace que la persona sea más o menos discapacitada. Diseñemos contextos inclusivos.

- Una persona es más o menos competente dependiendo de cómo esté configurado su escenario vital y sus diferentes contextos. La discapacidad está en los contextos, no en las personas.

- Lo peor de una discapacidad no son los inconvenientes físicos que produce, sino la posible ausencia de bienestar psicológico y estar próximo a la exclusión social o ya inmerso en ella.

- Ningún sistema educativo se puede considerar de calidad si no tiene una respuesta para atender a la diversidad.

- El mundo está diseñado por personas sin discapacidad para personas sin discapacidad, por eso podemos afirmar que la discapacidad se construye socialmente. No contribuyamos a esto y hagamos una sociedad inclusiva.

________________________________________________________Javier Martín Betanzos

martes, 21 de febrero de 2012

La situación es límite


“La situación es límite, precarísima”. Así se expresan los padres del colegio de Educación Especial Sant Cristòfol de Sagunto (Valencia).
Centenares de padres y madres de alumnos participaron en la concentración convocada en el centro para mostrar su temor de que el colegio se quede sin alumnos por las deudas que arrastra la Generalitat valenciana, podemos leer en el diario El País.
A unas tijeras negras se le sobrepone la señal de prohibido
La deuda con la empresa que gestiona el comedor es de 140.000 euros. La compañía que se hace cargo del transporte acaba de cobrar el mes de septiembre. Hay otros centros en la comunidad valenciana que están en parecida situación. Sin embargo, en esta comunidad tienen el lujo de un aeropuerto sin aviones que, para más agravio, está mal diseñado.
También podemos leer en este diario lo que dice una madre: “El colegio es un tesoro. Los profesionales se dejan la piel con los niños, les sacan todo su potencial y están muy bien atendidos; por no hablar del salvavidas que supone para las familias”. Aseveración que contrasta muchísimo con lo que afirman algunos políticos de los profesores.
A muchas personas, perdonen la expresión, nos hierve la sangre. Llevamos unos días así con lo ocurrido con el instituto Lluís Vives, también de Valencia. A prebendas hirientes tenemos que oponer situaciones como éstas.
¡NO MÁS RECORTES EN EDUCACIÓN!

_____________________________
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...