Intención

Esta bitácora está dedicada a los alumnos con necesidades educativas especiales, sobre todo a los alumnos con discapacidad motora (parálisis cerebral, espina bífida, distrofia muscular,....); en términos de hoy, a los alumnos con diversidad funcional. También proporciona recursos para la intervención en alumnos discapacitados motóricos (principalmente con parálisis cerebral) y opiniones o noticias sobre temas educativos. Es decir: nos preocupa y nos ocupa la educación inclusiva.

Decía Carl Rogers, padre de la psicología existencial humanista, refiriéndose a la empatía, que ésta es como ponerse los zapatos del otro y hacer un buen trecho del camino. Esta bitácora pretende, también, ponerse esos zapatos.

Por otra parte, tenemos el convencimiento de que:

- La accesibilidad e inclusividad del contexto aumenta o disminuye la diferencia entre capacidad y rendimiento y hace que la persona sea más o menos discapacitada. Diseñemos contextos inclusivos.

- Una persona es más o menos competente dependiendo de cómo esté configurado su escenario vital y sus diferentes contextos. La discapacidad está en los contextos, no en las personas.

- Lo peor de una discapacidad no son los inconvenientes físicos que produce, sino la posible ausencia de bienestar psicológico y estar próximo a la exclusión social o ya inmerso en ella.

- Ningún sistema educativo se puede considerar de calidad si no tiene una respuesta para atender a la diversidad.

- El mundo está diseñado por personas sin discapacidad para personas sin discapacidad, por eso podemos afirmar que la discapacidad se construye socialmente. No contribuyamos a esto y hagamos una sociedad inclusiva.

________________________________________________________Javier Martín Betanzos

sábado, 24 de octubre de 2009

Parálisis cerebral. Qué no es

ilustración de un corte de encéfalo

A veces, ante un fenómeno complejo, difuso y con muchas caras como la parálisis cerebral, puede ser conveniente definirlo o delimitarlo en sentido negativo. Esto es: decir lo que no es. Cuando uno se acerca por primera vez o con pocos conocimientos sobre el tema, quizás sea conveniente este enfoque.
La p.c. no corresponde a una entidad homogénea y bien definida. Es decir, no es equiparable a gastritis, tuberculosis o pulmonía. Es una amalgama de síntomas y de estados con causas diferentes que afectan a las personas de forma, también, diferente. Se instaura en el individuo precozmente y la lesión permanece estática (sin evolución). Por eso hay quien prefiere hablar de “estado” o “condición” y no de “enfermedad”. El término “parálisis” tampoco es muy afortunado, aunque está muy arraigado, porque no necesariamente el individuo con p.c. carece de movimiento, sino que éste es disfuncional. También por ese motivo, a veces, es más acertado, por ejemplo, decir que una persona tiene tetraparesia en vez de tetraplejía que implica ausencia total de movimiento en los cuatro miembros. Los franceses emplean el acrónimo I.M.O.C. (insuficiencia motriz de origen cerebral) para referirse a la p.c., quizás más adecuado a la realidad.

_____________________________
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...