Intención

Esta bitácora está dedicada a los alumnos con necesidades educativas especiales, sobre todo a los alumnos con discapacidad motora (parálisis cerebral, espina bífida, distrofia muscular,....); en términos de hoy, a los alumnos con diversidad funcional. También proporciona recursos para la intervención en alumnos discapacitados motóricos (principalmente con parálisis cerebral) y opiniones o noticias sobre temas educativos. Es decir: nos preocupa y nos ocupa la educación inclusiva.

Decía Carl Rogers, padre de la psicología existencial humanista, refiriéndose a la empatía, que ésta es como ponerse los zapatos del otro y hacer un buen trecho del camino. Esta bitácora pretende, también, ponerse esos zapatos.

Por otra parte, tenemos el convencimiento de que:

- La accesibilidad e inclusividad del contexto aumenta o disminuye la diferencia entre capacidad y rendimiento y hace que la persona sea más o menos discapacitada. Diseñemos contextos inclusivos.

- Una persona es más o menos competente dependiendo de cómo esté configurado su escenario vital y sus diferentes contextos. La discapacidad está en los contextos, no en las personas.

- Lo peor de una discapacidad no son los inconvenientes físicos que produce, sino la posible ausencia de bienestar psicológico y estar próximo a la exclusión social o ya inmerso en ella.

- Ningún sistema educativo se puede considerar de calidad si no tiene una respuesta para atender a la diversidad.

- El mundo está diseñado por personas sin discapacidad para personas sin discapacidad, por eso podemos afirmar que la discapacidad se construye socialmente. No contribuyamos a esto y hagamos una sociedad inclusiva.

- La institucionalización de la discapacidad es solo la materialización indeseable del principal objetivo de una sociedad excluyente.

________________________________________________________Javier Martín Betanzos

jueves, 6 de noviembre de 2008

Las personas con daño cerebral podrán controlar el ordenador con las ondas cerebrales

Un investigador de la universidad británica de Portsmouth -Paul Gnanayutham- ha creado una interfaz cerebro-máquina que permite manejar un ordenador a personas que tienen una lesión cerebral y son incapaces de hablar o moverse.

Por un lado, graba las ondas cerebrales mediante electroencefalografía. Otro sensor capta los impulsos eléctricos de los músculos. Por último, un tercer electrodo controla los movimientos del ojo. Después una serie de algoritmos traducen las señales a palabras. Esta idea no es nueva, pero nadie la había probado con personas que de verdad tienen problemas de comunicación reales, y nadie ha combinado las ondas cerebrales con las señales musculares y las oculares.

Los que trabajamos con personas que tienen grandes problemas de comunicación y movilidad nos alegramos mucho por esta noticia. Si esto es realmente cierto y se da en los términos que publica el diario Público será, ciertamente, una gran noticia.

_____________________________

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...