Intención

Esta bitácora está dedicada a los alumnos con necesidades educativas especiales, sobre todo a los alumnos con discapacidad motora (parálisis cerebral, espina bífida, distrofia muscular,....); en términos de hoy, a los alumnos con diversidad funcional. También proporciona recursos para la intervención en alumnos discapacitados motóricos (principalmente con parálisis cerebral) y opiniones o noticias sobre temas educativos. Es decir: nos preocupa y nos ocupa la educación inclusiva.

Decía Carl Rogers, padre de la psicología existencial humanista, refiriéndose a la empatía, que ésta es como ponerse los zapatos del otro y hacer un buen trecho del camino. Esta bitácora pretende, también, ponerse esos zapatos.

Por otra parte, tenemos el convencimiento de que:

- La accesibilidad e inclusividad del contexto aumenta o disminuye la diferencia entre capacidad y rendimiento y hace que la persona sea más o menos discapacitada. Diseñemos contextos inclusivos.

- Una persona es más o menos competente dependiendo de cómo esté configurado su escenario vital y sus diferentes contextos. La discapacidad está en los contextos, no en las personas.

- Lo peor de una discapacidad no son los inconvenientes físicos que produce, sino la posible ausencia de bienestar psicológico y estar próximo a la exclusión social o ya inmerso en ella.

- Ningún sistema educativo se puede considerar de calidad si no tiene una respuesta para atender a la diversidad.

- El mundo está diseñado por personas sin discapacidad para personas sin discapacidad, por eso podemos afirmar que la discapacidad se construye socialmente. No contribuyamos a esto y hagamos una sociedad inclusiva.

________________________________________________________Javier Martín Betanzos

sábado, 29 de enero de 2011

La fuerza del coraje

Pared sudoeste de El Capitán (de la Wikipedia)

El Capitán es una formación rocosa vertical cercana a los 1.000 metros de altura que se encuentra dentro del Parque Nacional de Yosemite, ubicado en la zona septentrional del valle del mismo nombre, en el estado de California, EE. UU. Se trata de un monolito granítico que representa uno de los desafíos favoritos de muchos escaladores del mundo. Hasta aquí todo lo descrito tiene un interés relativo o, incluso, escaso para las personas a quienes no les guste la escalada.
El interés lo encontramos en el protagonista de una de esas escaladas. El 17 de septiembre del año pasado, yo he leído la noticia recientemente, Steve Wampler se convirtió en la primera persona con parálisis cerebral en ascender El Capitán. Mediante un sistema de poleas, Steve Wampler realizó más de veinte mil tirones durante seis días y cinco noches hasta llegar a la cima. Abajo del texto hay un video testigo de su esfuerzo.
Evidentemente, Steve ha hecho algo diferente a la mayoría de las personas, porque se lo ha propuesto y porque se ha librado de la silla de ruedas, no sólo para cumplir un reto personal, sino, también, para recaudar fondos para un campamento de niños discapacitados.
Felicidades a Steve por su coraje. Su esfuerzo nos recuerda, a todos, que es muy difícil determinar hasta donde puede llegar el ser humano; sobre todo, cuando existe esa osadía y ese valor, que ya quisiéramos algunos más dotados físicamente, que no de espíritu.

_____________________________

2 comentarios:

mi campeona dijo...

La imágen es grandiosa, pero me detengo a comentar que tal cual lo has relatado ha sido maravillosa. Son palabras preciosas dignas de encabezar este vídeo.
Gracias por compartirlo

Javier Martín Betanzos dijo...

Gracias kenia. Saludos para tu campeona.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...