Intención

Esta bitácora está dedicada a los alumnos con necesidades educativas especiales, sobre todo a los alumnos con discapacidad motora (parálisis cerebral, espina bífida, distrofia muscular,....); en términos de hoy, a los alumnos con diversidad funcional. También proporciona recursos para la intervención en alumnos discapacitados motóricos (principalmente con parálisis cerebral) y opiniones o noticias sobre temas educativos. Es decir: nos preocupa y nos ocupa la educación inclusiva.

Decía Carl Rogers, padre de la psicología existencial humanista, refiriéndose a la empatía, que ésta es como ponerse los zapatos del otro y hacer un buen trecho del camino. Esta bitácora pretende, también, ponerse esos zapatos.

Por otra parte, tenemos el convencimiento de que:

- La accesibilidad e inclusividad del contexto aumenta o disminuye la diferencia entre capacidad y rendimiento y hace que la persona sea más o menos discapacitada. Diseñemos contextos inclusivos.

- Una persona es más o menos competente dependiendo de cómo esté configurado su escenario vital y sus diferentes contextos. La discapacidad está en los contextos, no en las personas.

- Lo peor de una discapacidad no son los inconvenientes físicos que produce, sino la posible ausencia de bienestar psicológico y estar próximo a la exclusión social o ya inmerso en ella.

- Ningún sistema educativo se puede considerar de calidad si no tiene una respuesta para atender a la diversidad.

- El mundo está diseñado por personas sin discapacidad para personas sin discapacidad, por eso podemos afirmar que la discapacidad se construye socialmente. No contribuyamos a esto y hagamos una sociedad inclusiva.

- La institucionalización de la discapacidad es solo la materialización indeseable del principal objetivo de una sociedad excluyente.

________________________________________________________Javier Martín Betanzos

lunes, 22 de marzo de 2010

¿Diversidad?


¿Diversidad? ¿Atención a la diversidad? ¿Qué atención? ¿Qué diversidad? Lo que es o lo que está fuera de la normalidad o de lo común ¿quién lo decide?
Llegué a hacerme estas preguntas después de haberme pasado por el blog Salirse de la fila. El hecho de controlar al diferente, el fin último de las sociedades civilizadas o de la Educación (la he puesto con mayúscula con intención), se basa en una mejora de la moral, en una prescripción de reglas de conducta que todos debemos cumplir, porque es lo que está bien.
Entonces, los profesionales del servicio y la ayuda para el cuerpo o la mente (maestros, médicos, pedagogos, sociólogos, psicólogos, curas, etc.) nos apresuramos a conseguir de las personas que se nos encomienda que cumplan con esas reglas, porque es lo que está bien.
Todos debemos tener unos hábitos saludables, debemos ir por los caminos por donde van los demás, tenemos que hacer lo que se espera que hagamos, porque es lo que está bien.
Debemos preguntarnos antes de hacer cualquier cosa si eso es normal, si recibiremos críticas o, incluso, castigo si lo hacemos mal. No debemos pecar por exceso ni por defecto, tenemos que actuar como personas educadas, porque es lo que está bien.
Si no hacemos lo que está bien el profe nos castigará, nuestra mamá nos llevará al psicólogo, el cura nos reprenderá o el médico nos dará unas pastillas para que hagamos lo que está bien.
Estoy seguro de que los lectores que lean esta entrada sabrán captar la ironía, que no sarcasmo, porque eso no estaría bien.
El vídeo que ilustra esta entrada lo explica muy bien.

Ex-E.T. - Click here for more free videos

_____________________________

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...