Intención

Esta bitácora está dedicada a los alumnos con necesidades educativas especiales, sobre todo a los alumnos con discapacidad motora (parálisis cerebral, espina bífida, distrofia muscular,....); en términos de hoy, a los alumnos con diversidad funcional. También proporciona recursos para la intervención en alumnos discapacitados motóricos (principalmente con parálisis cerebral) y opiniones o noticias sobre temas educativos. Es decir: nos preocupa y nos ocupa la educación inclusiva.

Decía Carl Rogers, padre de la psicología existencial humanista, refiriéndose a la empatía, que ésta es como ponerse los zapatos del otro y hacer un buen trecho del camino. Esta bitácora pretende, también, ponerse esos zapatos.

Por otra parte, tenemos el convencimiento de que:

- La accesibilidad e inclusividad del contexto aumenta o disminuye la diferencia entre capacidad y rendimiento y hace que la persona sea más o menos discapacitada. Diseñemos contextos inclusivos.

- Una persona es más o menos competente dependiendo de cómo esté configurado su escenario vital y sus diferentes contextos. La discapacidad está en los contextos, no en las personas.

- Lo peor de una discapacidad no son los inconvenientes físicos que produce, sino la posible ausencia de bienestar psicológico y estar próximo a la exclusión social o ya inmerso en ella.

- Ningún sistema educativo se puede considerar de calidad si no tiene una respuesta para atender a la diversidad.

- El mundo está diseñado por personas sin discapacidad para personas sin discapacidad, por eso podemos afirmar que la discapacidad se construye socialmente. No contribuyamos a esto y hagamos una sociedad inclusiva.

- La institucionalización de la discapacidad es solo la materialización indeseable del principal objetivo de una sociedad excluyente.

________________________________________________________Javier Martín Betanzos

lunes, 15 de junio de 2015

Deficiencia, discapacidad, neurología y series de televisión



Dibujo de Clara, en silla de ruedas, y Heidi

La Revista de Neurología publica en su versión on line en su Volumen 60 N11 de la primera quincena junio de 2015 el artículo Deficiencia, discapacidad, neurología y series de televisión. Para los autores del artículo, S. Collado-Vázquez, A. Martínez-Martínez, R. Cano-de-la-Cuerda, las diferentes maneras en las que la realidad puede ser entendida se deben, en gran parte, a la interiorización que hacen los espectadores de las imágenes proporcionadas por los intermediarios sociales, entre ellos la televisión, los cuales condicionan las representaciones mentales y las consiguientes expectativas sobre ciertos colectivos humanos.
El objetivo del trabajo es abordar la aparición de la patología neurológica en las series de televisión y reflexionar sobre su imagen en el contexto televisivo.
Partiendo de que la deficiencia y la discapacidad de origen neurológico han sido reflejadas ampliamente en la televisión en series, telefilmes y documentales, con un tratamiento desigual, los autores hacen un análisis de algunas series donde aparecen personajes con diversidad funcional.
Se mencionan en el estudio a:
-Breaking bad, donde aparece un joven de 16 años que presenta una forma leve de parálisis cerebral.
-El chiringuito de Pepe, donde El Langui da vida a un joven, que pese a su parálisis cerebral, está integrado en la sociedad.
-Médico de familia, donde uno de los protagonistas queda parapléjico.
-Juego de tronos. Hay un personaje, Brad, que tiene lesión medular.
-Heidi, el personaje de Clara va en silla de ruedas.
-Anatomía de Grey, hay un personaje con la enfermedad de Alzheimer.
-Y otras muchas.
Para analizar el material se estudian aspectos tales como:
-Diagnóstico.
-Tratamiento.
-Los profesionales sanitarios.
-Adaptación sociofamiliar.
Se concluye que las series de televisión son una buena herramienta para dar a conocer algunas patologías neurológicas y desmitificarlas, aunque no siempre se abordan de manera realista. Además, es necesario cuidar el tratamiento que reciben los profesionales de la salud en las series de televisión, pues no siempre es correcto, lo que puede llevar a errores entre los telespectadores, que, en ocasiones, pueden confundir lo que ocurre en la pantalla con la realidad.
Aunque la televisión no consiga reflejar la realidad de las personas con diversidad funcional y su adaptación a la vida social, da visibilidad a problemas reales y a diferentes situaciones, lo que es positivo. La televisión está realizando últimamente una labor importante para alcanzar la normalización en la vida social de las personas con discapacidad.

_____________________________

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...