Intención

Esta bitácora está dedicada a los alumnos con necesidades educativas especiales, sobre todo a los alumnos con discapacidad motora (parálisis cerebral, espina bífida, distrofia muscular,....); en términos de hoy, a los alumnos con diversidad funcional. También proporciona recursos para la intervención en alumnos discapacitados motóricos (principalmente con parálisis cerebral) y opiniones o noticias sobre temas educativos. Es decir: nos preocupa y nos ocupa la educación inclusiva.

Decía Carl Rogers, padre de la psicología existencial humanista, refiriéndose a la empatía, que ésta es como ponerse los zapatos del otro y hacer un buen trecho del camino. Esta bitácora pretende, también, ponerse esos zapatos.

Por otra parte, tenemos el convencimiento de que:

- La accesibilidad e inclusividad del contexto aumenta o disminuye la diferencia entre capacidad y rendimiento y hace que la persona sea más o menos discapacitada. Diseñemos contextos inclusivos.

- Una persona es más o menos competente dependiendo de cómo esté configurado su escenario vital y sus diferentes contextos. La discapacidad está en los contextos, no en las personas.

- Lo peor de una discapacidad no son los inconvenientes físicos que produce, sino la posible ausencia de bienestar psicológico y estar próximo a la exclusión social o ya inmerso en ella.

- Ningún sistema educativo se puede considerar de calidad si no tiene una respuesta para atender a la diversidad.

- El mundo está diseñado por personas sin discapacidad para personas sin discapacidad, por eso podemos afirmar que la discapacidad se construye socialmente. No contribuyamos a esto y hagamos una sociedad inclusiva.

________________________________________________________Javier Martín Betanzos

jueves, 20 de mayo de 2010

Día 24 de mayo: día nacional de la Epilepsia

Desde el año 2006 se celebra en España, el Día Nacional de la Epilepsia el 24 de mayo.

Imagen de un cerebro humano
La epilepsia (del lat. epilepsĭa, y éste del gr. πιληψία, intercepción) es una enfermedad crónica caracterizada por uno o varios trastornos neurológicos que deja una predisposición en el cerebro para generar convulsiones recurrentes, que suelen dejar consecuencias neurobiológicas, cognitivas, psicológicas y sociales. (Leído en MedlinePlus). Una crisis epiléptica o convulsión ocurre cuando una actividad anormal eléctrica en el cerebro causa un cambio involuntario de movimiento o función del cuerpo, de sensación, en la capacidad de estar alerta o de la conducta. La crisis puede durar desde unos pocos segundos hasta varios minutos. Hay unos 20 tipos diferentes de crisis convulsivas.
El término epilepsia resulta, a veces,  confuso, ya que coloquialmente se suele utilizar indiscriminadamente para todos aquellos episodios donde la persona puede presentar una convulsión. Así un individuo puede haber tenido una convulsión por niveles bajos de azúcar en la sangre o un niño con una fiebre alta y no se trataría, en esos casos, de epilepsia. No obstante, la epilepsia describe a un trastorno en el que una persona tiene convulsiones que se repiten en el tiempo debido a un proceso crónico subyacente, de causa conocida o desconocida.
En la clasificación de la CIE-10 hay hasta 10 grupos de trastornos epilépticos. En realidad  existen más de 40 tipos diferentes de epilepsias. Síndrome epiléptico es el nombre de un conjunto de signos y síntomas, que incluyen uno o más tipos de crisis epiléptica junto con sintomatología no necesariamente convulsiva, como por ejemplo, retardo mental o psicomotor, y que pese a constituir una entidad diferenciable clínicamente, puede tener diversas causas. Existen también enfermedades epilépticas, que por razón de sus características, específicas y bien definidas tienen nombre propio como los síndromes de West, Unverricht-Lumbordg, Lennox, etc.
En general, no existe una prevención conocida para la epilepsia, pero con una dieta y reposo adecuados, la abstinencia de drogas y alcohol se puede disminuir la probabilidad de sufrir convulsiones.
Los fármacos antiepilépticos (AED, de sus siglas en inglés) se emplean para reducir los síntomas, aunque parece que no siempre la tolerancia es buena y el antiepiléptico debe ser individualizado en función del síndrome concreto. Se emplea también la intervención psicológica y la neurocirugía.
Las causas son muy variadas. Hipoxia perinatal, hemorragia intracraneal, trastornos metabólicos, alteraciones genéticas, consumo de tóxicos, tumores, e infecciones, entre otras muchas.
El hecho de tener convulsiones puede llevar al que las padece a sufrir estrés. Hay grupos de apoyo para compartir experiencias y problemas y que pueden servir de alivio a la situación.
NOTA: Esta no es una difusión médica, sino simplemente divulgativa y de solidaridad.
FUENTES:
(1)     Clica en el número uno si quieres ir a Medline Plus
(2)     Clica en el número dos si quieres ir a la entrada en Wikipedia
(3)     Clica en el número tres si quieres ir a Amigos Epilépticos

_____________________________
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...