Intención

Esta bitácora está dedicada a los alumnos con necesidades educativas especiales, sobre todo a los alumnos con discapacidad motora (parálisis cerebral, espina bífida, distrofia muscular,....); en términos de hoy, a los alumnos con diversidad funcional. También proporciona recursos para la intervención en alumnos discapacitados motóricos (principalmente con parálisis cerebral) y opiniones o noticias sobre temas educativos. Es decir: nos preocupa y nos ocupa la educación inclusiva.

Decía Carl Rogers, padre de la psicología existencial humanista, refiriéndose a la empatía, que ésta es como ponerse los zapatos del otro y hacer un buen trecho del camino. Esta bitácora pretende, también, ponerse esos zapatos.

Por otra parte, tenemos el convencimiento de que:

- La accesibilidad e inclusividad del contexto aumenta o disminuye la diferencia entre capacidad y rendimiento y hace que la persona sea más o menos discapacitada. Diseñemos contextos inclusivos.

- Una persona es más o menos competente dependiendo de cómo esté configurado su escenario vital y sus diferentes contextos. La discapacidad está en los contextos, no en las personas.

- Lo peor de una discapacidad no son los inconvenientes físicos que produce, sino la posible ausencia de bienestar psicológico y estar próximo a la exclusión social o ya inmerso en ella.

- Ningún sistema educativo se puede considerar de calidad si no tiene una respuesta para atender a la diversidad.

- El mundo está diseñado por personas sin discapacidad para personas sin discapacidad, por eso podemos afirmar que la discapacidad se construye socialmente. No contribuyamos a esto y hagamos una sociedad inclusiva.

________________________________________________________Javier Martín Betanzos

viernes, 7 de mayo de 2010

Delenda est Carthago

Cartago debe ser destruida. Así finalizaba Catón el Viejo en el siglo II a. de C. todos y cada uno de los discursos que pronunciaba en el Senado. No se trata de vencer, sino de destruir. Lo malo era que esta obsesión era compartida por muchos romanos; Catón no vivió para verlo, pero Cartago fue devastada en un ejercicio de odio irracional. Llegó hasta tal punto la destrucción, que los arqueólogos apenas han encontrado restos de la ciudad púnica. Daba igual que se hablara de comercio, de impuestos o del ejército; la cuestión era que había que destruir Cartago.
Ilustración de la Batalla de Zama por Cornelis CortTodo se ha ido al garete, todo ha ido a parar a la cloaca donde se sumen los detritus, los desechos de las ideas, pactos, acuerdos, afanes e inquietudes de luchar por causas justas. Lo importante no es el bien común, la calidad de vida, el bienestar o felicidad de los administrados. No. Lo importante es que el fuego que nace y se extiende en luchas inútiles destruya un objetivo éticamente bueno: pretender una buena educación para los jóvenes.
¿Por qué esta obsesión por fastidiar al semejante? ¿Es que son los cálculos electoralistas los que rigen los destinos de los ciudadanos? ¿Es que no hay un fin que se pueda compartir por los políticos si este redunda en beneficio de aquellos que le delegan el poder? ¿Es que no hay futuro?
Las cifras más altas del fracaso escolar de Europa están en España. Pero eso no importa. No podemos firmar acuerdos porque usted tiene sus intereses y yo los míos. ¿Y los intereses de los demás? ¿Es que eso no importa?.
¿Cuál es la razón de que no haya pacto educativo? ¿Es jugamos como yo digo o se rompe la baraja? ¿Hay una razón con peso para que no haya Pacto Social y Político por la Educación? Los docentes, los alumnos, los padres, las comunidades autónomas deberían hacer valer sus derechos y recordar que ellos son los perjudicados en este conflicto de intereses.
Esperemos que en todo esto no haya una fe púnica, pero, por si acaso, que se vaya preparando Cartago.

_____________________________

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...