Intención

Esta bitácora está dedicada a los alumnos con necesidades educativas especiales, sobre todo a los alumnos con discapacidad motora (parálisis cerebral, espina bífida, distrofia muscular,....); en términos de hoy, a los alumnos con diversidad funcional. También proporciona recursos para la intervención en alumnos discapacitados motóricos (principalmente con parálisis cerebral) y opiniones o noticias sobre temas educativos. Es decir: nos preocupa y nos ocupa la educación inclusiva.

Decía Carl Rogers, padre de la psicología existencial humanista, refiriéndose a la empatía, que ésta es como ponerse los zapatos del otro y hacer un buen trecho del camino. Esta bitácora pretende, también, ponerse esos zapatos.

Por otra parte, tenemos el convencimiento de que:

- La accesibilidad e inclusividad del contexto aumenta o disminuye la diferencia entre capacidad y rendimiento y hace que la persona sea más o menos discapacitada. Diseñemos contextos inclusivos.

- Una persona es más o menos competente dependiendo de cómo esté configurado su escenario vital y sus diferentes contextos. La discapacidad está en los contextos, no en las personas.

- Lo peor de una discapacidad no son los inconvenientes físicos que produce, sino la posible ausencia de bienestar psicológico y estar próximo a la exclusión social o ya inmerso en ella.

- Ningún sistema educativo se puede considerar de calidad si no tiene una respuesta para atender a la diversidad.

- El mundo está diseñado por personas sin discapacidad para personas sin discapacidad, por eso podemos afirmar que la discapacidad se construye socialmente. No contribuyamos a esto y hagamos una sociedad inclusiva.

- La institucionalización de la discapacidad es solo la materialización indeseable del principal objetivo de una sociedad excluyente.

- Para los padres: Los logros de los hijos se construyen sobre las expectativas de los padres.

_________________________________________________Javier Martín Betanzos

miércoles, 12 de junio de 2019

Lectura y el ungüento amarillo

Resulta curioso como en unos años se ha tratado desde los centros educativos de que la información y el aprendizaje mismo fueran accesibles a todos los colectivos, pero la realidad es que esto solo se ha hecho posible en  ciertas parcelas y para ciertos colectivos. La lectura ha sido la pariente pobre en todo este proceso. Se han hecho grandes innovaciones en el acceso a la información adaptando el ordenador y sus periféricos, se ha mejorado la interfaz de los procesadores de texto, se han creado procesadores accesibles, se ha trabajado mucho en que la información fuera comprensible para los alumnos con TEA (trastornos del espectro autista) incidiendo la comunicación y en la interacción social. Algunos profesores intentan crear materiales DUA (diseño universal del aprendizaje). Se ha extendido el uso de Internet y la accesibilidad web ha mejorado mucho (no en mi caso, que sigo sin saber nada).
Logo de lectura fácil
Sin embargo, en España, se ha avanzado muy poco en cuanto a la creación de materiales para el aprendizaje y el disfrute de la lectura para las personas con discapacidad intelectual. Se realizan avances a trompicones, asistemáticos y sin objetivos claros. Se considera que un alumno tendría que saber leer a los seis años y si no lo consigue es porque es muy torpe. En otros países la consideración es que los alumnos tienen que adquirir un dominio experto de la lectura para poder desarrollar todo su potencial como aprendiz y que este proceso puede durar hasta los dieciocho años. Todo esto partiendo de la moderna psicología de la instrucción y considerando a la lectura como un proceso cognitivo, que es lo que es. Sin embargo aquí se dedican abundantes recursos para el fomento de la lectura, veinte minutos de lectura diaria, etc. Todo ello de una forma asistemática y para salir del paso. Yo he mandado a mis alumnos que lean “El niño con el pijama de rayas”. Muy interesante. ¿Eso le va a hacer comprender las Ciencias Sociales y no aprenderlas de memoria?
Por otra parte, hemos perdido un tiempo valioso con los gurús discípulos de Piaget que llegaron a España cuando hacían veinte años que sus teorías y métodos habían periclitado en el resto del mundo occidental y superadas por otras corrientes, sobre todo la del constructivismo exógeno. En algunos casos surgieron especies de sectas que no admitían una mínima disensión a sus dogmas inamovibles, unos magufos diletantes adscritos a la nueva fe donde no tenía cabida el contraste de pareceres. Predicaban que no había salvación fuera de la iglesia y esto se debe, como decía Ivan Illich precisamente, a que confundían la salvación con la iglesia. Siempre en este, y en otros temas, ha faltado y falta una Pedagogía de la evidencia. Aquí somos muy partidarios del ungüento amarillo, de los vendedores de humo y los cantos de sirena. ¿Será por eso que no avanzamos en lectura?
El resultado de esta forma de levitar por encima del resto de los mortales es que no presentamos materiales adecuados a los alumnos. Los adolescentes con discapacidad intelectual en los institutos trabajan con materiales infantiles o infantilizados, seguimos suspendiendo en lectura y el panorama no es muy alentador. En los congresos educativos grandes gurús, que solo pisaron la escuela cuando eran alumnos, nos dicen lo que queremos escuchar o nos venden una cacharrería muy bonita que solucionarán todos los problemas habidos y por haber. Nos venden humo y nosotros lo compramos porque preferimos hacerlo antes de que en los engranajes de nuestros principios inamovibles se meta esa arena que nos incordie nuestra acomodación pedagógica y nos levante dolor de cabeza.

_____________________________

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...