Intención

Esta bitácora está dedicada a los alumnos con necesidades educativas especiales, sobre todo a los alumnos con discapacidad motora (parálisis cerebral, espina bífida, distrofia muscular,....); en términos de hoy, a los alumnos con diversidad funcional. También proporciona recursos para la intervención en alumnos discapacitados motóricos (principalmente con parálisis cerebral) y opiniones o noticias sobre temas educativos. Es decir: nos preocupa y nos ocupa la educación inclusiva.

Decía Carl Rogers, padre de la psicología existencial humanista, refiriéndose a la empatía, que ésta es como ponerse los zapatos del otro y hacer un buen trecho del camino. Esta bitácora pretende, también, ponerse esos zapatos.

Por otra parte, tenemos el convencimiento de que:

- La accesibilidad e inclusividad del contexto aumenta o disminuye la diferencia entre capacidad y rendimiento y hace que la persona sea más o menos discapacitada. Diseñemos contextos inclusivos.

- Una persona es más o menos competente dependiendo de cómo esté configurado su escenario vital y sus diferentes contextos. La discapacidad está en los contextos, no en las personas.

- Lo peor de una discapacidad no son los inconvenientes físicos que produce, sino la posible ausencia de bienestar psicológico y estar próximo a la exclusión social o ya inmerso en ella.

- Ningún sistema educativo se puede considerar de calidad si no tiene una respuesta para atender a la diversidad.

- El mundo está diseñado por personas sin discapacidad para personas sin discapacidad, por eso podemos afirmar que la discapacidad se construye socialmente. No contribuyamos a esto y hagamos una sociedad inclusiva.

- La institucionalización de la discapacidad es solo la materialización indeseable del principal objetivo de una sociedad excluyente.

________________________________________________________Javier Martín Betanzos

lunes, 1 de diciembre de 2014

¿Tablets para alumnos con Parálisis Cerebral?



Tablet con un trackball

En la actualidad se ha incorporado a la escuela una fuente de recursos basados en la tecnología de la información y comunicación que añade un componente motivacional y, al mismo tiempo, una solución a las necesidades de las personas con diversidad funcional motora, que es nuestro caso.
Tablets, pizarras digitales, móviles y otros materiales interactivos además de suponer una nueva perspectiva en el campo de la educación presentan unas ventajas indudables en la atención a la diversidad.
Las tablets están teniendo un gran protagonismo en la educación, quizás por la facilidad para acceder a contenidos (apps). La Wikipedia define a la tablet o tableta de la siguiente manera: una tablet (del inglés: tablet o tablet computer), es una computadora portátil de mayor tamaño que un teléfono inteligente o una PDA, integrada en una pantalla táctil (sencilla o multitáctil) con la que se interactúa primariamente con los dedos o un estilete (pasivo o activo), sin necesidad de teclado físico ni ratón. Estos últimos se ven reemplazados por un teclado virtual y, en determinados modelos, por una minitrackball integrada en uno de los bordes de la pantalla.
Esto supone tal revolución que hay algunos países que se han propuesto eliminar en poco tiempo los libros de papel, ya que las posibilidades de las tablets y otros dispositivos móviles son grandísimas. Desde una tablet se puede buscar y seleccionar información, gestionar documentos, utilizar aplicaciones educativas, reproducir música, implementar un comunicador, hacer fotografías, grabar vídeos, tomar notas, leer (e-reader: libros electrónicos), acceder a videojuegos educativos, etc.
La tablet puede contribuir a la modificación de la metodología didáctica gracias a que la presentación de la información es casi instantánea, hay una gran cantidad y variedad de información multimedia e interactiva y, además, puede flexibilizar los contenidos curriculares fácilmente.  Debido a esto último resulta muy provechoso para la atención a la diversidad. 
Pero ¿cómo un dispositivo con pantalla táctil puede ser útil a una persona con parálisis cerebral o alguna otra discapacidad motora? Vamos a centrarnos en la parálisis cerebral. La realidad de la parálisis cerebral es una realidad polimórfica (si no hay dos alumnos iguales tampoco hay dos alumnos con parálisis cerebral iguales) por lo que cabe preguntarse si es apropiado e igual de efectivo el uso de la tablet por estas personas.
Recordemos brevemente los tipos de parálisis cerebral: espástica (caracterizada por un tono muscular excesivo: los músculos tienden a estirarse y debilitarse y se producen calambres y contracturas), discinética (movimientos incontrolables, sacudidas), atáxica (problemas de equilibro y falta de coordinación) y mixta (con características de más de un tipo). También cabría preguntarse por su uso en el caso de las distrofias musculares (p. e. de Duchenne) ¿En qué casos podemos usar la tablet y bajo que condiciones?
La pantalla de la tablet puede ser capacitativa (uso directo mediante pulsación con los dedos, es la más frecuente) o resistiva (puede usarse con un lápiz o puntero, pero también permite el uso con los dedos aunque necesita una mayor presión). Pongámonos en el caso, y ese es el objeto de este artículo, en el que la persona no puede usar directamente de modo manual la tablet debido a algunas de las características que comentamos en el párrafo anterior. Aparte de las consideraciones anteriores tampoco debemos olvidar el perfil cognitivo de la persona que la vaya a utilizar y el grado de autonomía de que dispone para usar la tablet con la conectividad disponible (cuanto más rango en la elección más se adecuará a las características del sujeto). Dada la obviedad de la primera posibilidad pasemos a evaluar la segunda.
Es muy fácil incorporar a la tableta el periférico más adecuado a los alumnos (ratón convencional, trackball, joystick, touch-pad, pulsador, etc.). Funcionaría como un ordenador de sobremesa y se podría usar para escribir el teclado en pantalla o uno físico, según las preferencias de cada cual y según lo que hayamos probado antes con resultados positivos. De esta manera aprovechamos las ventajas de la tablet y minimizamos sus inconvenientes. El uso de varillas sujetas a la mano también puede contemplarse, pero creo que, en la mayoría de los casos, la otra solución es más potente.
En la imagen se puede ver una tablet a la que se le ha acoplado un trackball con conector USB macho tipo estándar mediante conector hembra y conector mini USB hacia la tablet. Funciona sin ningún problema.

_____________________________

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...