Intención

Esta bitácora está dedicada a los alumnos con necesidades educativas especiales, sobre todo a los alumnos con discapacidad motora (parálisis cerebral, espina bífida, distrofia muscular,....); en términos de hoy, a los alumnos con diversidad funcional. También proporciona recursos para la intervención en alumnos discapacitados motóricos (principalmente con parálisis cerebral) y opiniones o noticias sobre temas educativos. Es decir: nos preocupa y nos ocupa la educación inclusiva.

Decía Carl Rogers, padre de la psicología existencial humanista, refiriéndose a la empatía, que ésta es como ponerse los zapatos del otro y hacer un buen trecho del camino. Esta bitácora pretende, también, ponerse esos zapatos.

Por otra parte, tenemos el convencimiento de que:

- La accesibilidad e inclusividad del contexto aumenta o disminuye la diferencia entre capacidad y rendimiento y hace que la persona sea más o menos discapacitada. Diseñemos contextos inclusivos.

- Una persona es más o menos competente dependiendo de cómo esté configurado su escenario vital y sus diferentes contextos. La discapacidad está en los contextos, no en las personas.

- Lo peor de una discapacidad no son los inconvenientes físicos que produce, sino la posible ausencia de bienestar psicológico y estar próximo a la exclusión social o ya inmerso en ella.

- Ningún sistema educativo se puede considerar de calidad si no tiene una respuesta para atender a la diversidad.

- El mundo está diseñado por personas sin discapacidad para personas sin discapacidad, por eso podemos afirmar que la discapacidad se construye socialmente. No contribuyamos a esto y hagamos una sociedad inclusiva.

________________________________________________________Javier Martín Betanzos

domingo, 9 de septiembre de 2012

Si se quiere se puede, y se llora después

Arnulfo Castorena, llorando, y María Teresa Perales, sonriendo.
Sin acabar los Juegos Paralímpicos España ya tiene el doble de medallas que al final de los Juegos Olímpicos. Algunas de las excusas para no haber conseguido más en aquella ocasión y que pude leer en titulares fueron: “Nos han exigido como a superhéroes” o “Sin figuras mundiales no se pueden hacer milagros”. Pues que se lo pregunten a los deportistas paralímpicos a ver qué saben ellos de la sobreexigencia o de comportarse como héroes en los que se ha obrado el milagro en carne y hueso; a veces, una carne y hueso incompletos, pero que saben de pasiones y esfuerzo.
Alguno de estos verdaderos héroes han llorado, no porque estaban tristes como algún deportista famoso, sino por la inmensa alegría que les supone conseguir la recompensa a tanto esfuerzo.
Nos encontramos con una nadadora paralímpica María Teresa Perales que ha igualado el número de medallas (22) del norteamericano Michael Phelps. Con Richard Oribe -nadador con parálisis cerebral- que nos toca más de cerca. O con el nadador mejicano de la foto Arnulfo Castorena que llora, pero no de tristeza. Ellos no están tristes, en su escala de valores no cabe el estar triste porque quieren más dinero o no le dan palmaditas en el hombro.
Sirva esta entrada como pequeño homenaje a estos verdaderos héroes. Porque di que si: Si se quiere se puede, ¿verdad Langui?
 

_____________________________

2 comentarios:

unaterapeutatemprana dijo...

Cuánto tenemos que aprender de estas personas. Buenísimo el vídeo.
Un saludo.

Javier Martín Betanzos dijo...

Pues sí. Es algo que se tendría que publicitar más, porque no son héroes de segunda, son un ejemplo. Claro, si el el presidente del Comité Paralímpico Español, Miguel Carballeda, también máximo dirigente de la ONCE, aseguró que "vamos a luchar y a defender los colores de España, en este caso con 'La Roja Coja'"; pues es (casi) normal que su valía no se tenga en cuenta todo lo quer se merecen.
Muchas gracias por tu atención.
Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...